Por estos días es bien intensa la actividad para Mederos y su grupo de trabajo. A petición del Hospital Docente Infantil Eliseo Noel Caamaño de Matanzas, se restauraron los tres grandes murales que Arabesco había donado a la institución. Muchos reconocen la labor de embellecimiento que ello entraña, en un lugar donde las personas van en alivio al dolor. Pero otras, con ánimos inescrupulosos, no cuidan este obsequio del artista y sus compañeros de labor, que se esfuerzan por regalar su arte a la ciudad y en especial en este entorno que tanto urge de especiales atenciones por parte de todos.  Sea este un mensaje para todos los matanceros y matanceras de buena voluntad.

Mederos y parte de su grupo Arabesco, laboraron en el Salón de Reuniones de la Región Militar de Matanzas, con ambientaciones y bellísimos murales en un derroche de cubanía y civismo. En esta oportunidad, apoyó el Grupo Empresarial Gardys, también de Matanzas.

La “tropa de Mederos” sigue empeñada en hacer del parque de América y Contreras un oasis en Matanzas. Es un lugar de mucha confluencia y se pretende rescatar a partir de un conjunto muralístico, con efectos en tres dimensiones (concepto que Mederos ya hace cada vez más suyo y con evidente maestría). A su vez, la ambientación, que va acompañada de la ayuda de las direcciones municipal y provincial de Servicios Comunales, incluirá luminarias, nuevos bancos y plantas, que de seguro harán de este espacio en la urbe, una cita obligatoria de descanso para todos los matanceros.

Varias instituciones, artistas, artesanos y creadores en general, participan en la restauración de la Calle Narváez, para que, como una Venecia cubana, los matanceros puedan disfrutar de la belleza del entorno ribereño que ofrece el río

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *